SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.5 número12NOTAS SOBRE LOS DELITOS CONTRA LA PROPIEDAD INTELECTUALPEDRO LÓPEZ GÓMEZ, CATEDRÁTICO DE BIBLIOTECONOMÍA Y DOCUMENTACIÓN índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

    Links relacionados

    • No hay articulos citadosCitado por SciELO
    • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

    Bookmark

    Fuentes, Revista de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional

    versión impresa ISSN 1997-4485

    Rev. Fuent. Cong. v.5 n.12 La Paz feb. 2011

     

    INFORMES INSTITUCIONALES

     

    ACCESO LIBRE A LA INFORMACIÓN: CENTRO DE INFORMACIÓN DE LA FUNDACIÓN "FLAVIO MACHICADO VISCARRA"

     

    FREE ACCESS TO INFORMATION: THE INFORMATION CENTRE OF THE FOUNDATION "FLAVIO MACHICADO VISCARRA"

     

     

    Eduardo Machicado Saravia*

    *Director Ejecutivo de la FFMV - fundamachi@yahoo.com

     

     


    RESUMEN

    La Fundación Flavio Machicado Viscarra (FFMV) es una institución sin fines de lucro dedicada a la promoción de la educación humanista y la responsabilidad social. En los últimos años ha consolidado dos programas enfocados a facilitar el acceso gratuito a recursos de información para la investigación social, histórica y científica en la ciudad de La Paz.

    Como parte de las actividades de su Centro de Información, y a través de la colaboración de un convenio con la Fundación Banco Central de Bolivia, la FFMV se dedicó a recopilar y reeditar la obra Copacabana de los Incas, escrita por Jesús Viscarra Fabre en el año de 1901. Considerada como una obra enigmática, la obra es una ventana hacia la percepción del pasado precolombino visto desde los ojos de un autor boliviano de principios de siglo XX.

    Mediante la recopilación de las notas originales, fotografías y varios documentos originales resguardados en la FFMV, fué posible recobrar este valioso testimonio de nuestro historia temprana.

    Palabras Clave: Acceso libre a la información, Copacabana de los Incas, Historiografia del siglo XIX, Bolivia


    ABSTRACT

    Flavio Machicado Viscarra Foundation (FFMV) is a nonprofit institution dedicated to promote humanistic education and social responsibility. In recent years, he institution thas consolidated two programs aimed at provide free access to information resources for social, historical and scientific research in the city of La Paz, Bolivia.

    As part of the activities of its Information Center and thanks to the collaboration received through an agreement with the Banco Central de Bolivia Foundation, the FFMV was dedicated to put together and republish the work "Copacabana de los Incas", written by Jesus Viscarra Fabre in 1901. Considered as an enigmatic work, the book is a window into the perception of pre-Columbian past as seen through the eyes of a Bolivian author of the early twentieth century.

    By collecting the original notes, photographs, and various original documents preserved in the FFMV, it was possible to recover this valuable testimony of our early history.


     

     

    La Fundación Flavio Machicado Viscarra (FFMV) es una de las fundaciones más antiguas de la ciudad. En los últimos quince años ha implementado una serie de programas y actividades en el campo de la difusión de la música clásica, la educación, el apoyo a la investigación científica y la defensa del Medio Ambiente. Todo esto ha sido posible con muy poco financiamiento externo y a través de trabajo voluntario de muchas personas.

    En los próximos años la misión de la FFMV es potenciar la capacidad de acceder a recursos de información relacionados con la música, el arte y la investigación en el área de las humanidades, para la sociedad boliviana, y en especial la paceña.

    El espíritu del programa principal "Las Flaviadas" se mantiene como fué concebido por el mismo Flavio Machicado Viscarra en 1916. En un país donde era prácticamente imposible escuchar música clásica, las Flaviadas eran una solución práctica a una demanda cultural que tuvo un impacto considerable en el desarrollo de la cultura paceña. El simple gesto de Don Flavio de compartir la música de manera gratuita permitió a tres generaciones de bolivianos acceder a las bondades de la cultura universal. Muchos de ellos se beneficiaron al punto de haber seguido carreras exitosas en la música, como es el caso de Humberto Viscarra Monje, Jaime Laredo, o Ana María Vera. Otro grupo de Flavianos ilustres se dedicó a las artes y la literatura, como es el caso de Jaime Saenz o Marina Nuñez del Prado.

    La FFMV cuenta hoy en día con un rico patrimonio susceptible de convertirse en uno de los recursos de información más importantes de la ciudad de La Paz. Esta institución atesora una extensa colección bibliográfica, fonográfica y documental (cerca de 40.000 volúmenes) que se convertirá con la ayuda y la participación activa de la sociedad civil, en un Centro de Información gratuito al servicio de la población paceña. Con esto La FFMV busca beneficiar en especial a nuestros artistas, músicos e investigadores.

    A lo largo de los últimos 10 años la FFMV ha podido gestionar investigaciones y a su vez brindar servicio de apoyo bibliográfico a diversos investigadores como instituciones. Entre ellas se publicaron libros como "Laqa Jaqi" (2004), acerca de la historia ganadera de la hacienda Comanche, el libro "Conversaciones para una Reflexión Histórica" (2006), acerca de la vida de Flavio Machicado Viscarra en relación a la historia de nuestro país y finalmente la reedición junto al apoyo de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia, de la obra de Fray Jesús Viscarra Fabre, "Copacabana de los Incas" (2010), publicada originalmente en el año de 1901.

    COPACABANA DE LOS INCAS, 110 AÑOS DESPUÉS

    La obra de Fray Jesús Viscarra Fabre, Copacabana de los Incas, representa un capítulo controversial y poco comprendido al interior de la literatura histórica de nuestro país. El libro, publicado originalmente en abril de 1901, no pasó desapercibido a lo largo de la primera década del siglo XX y fue en años posteriores, raíz de múltiples comentarios dentro de los círculos académicos de nuestro país.

    Copacabana de los Incas es una fuente especialmente complicada en cuanto que, la transición entre lo histórico, lo místico y lo metafísico se hace de manera muchas veces imperceptible, y la transición entre las palabras del autor original de la obra, el agustino Baltasar de Salas, y de su transcriptor, el franciscano Jesús Viscarra, es muchas veces tan sutil que diferenciar la opinión de uno con el otro es tarea extremadamente difícil.

    Después de una lectura completa del libro, acercarse al mismo bajo la única pretensión de encontrar la transcripción de un manuscrito de la época colonial es una metodología destinada al fracaso. La razón de esto es clara, Jesús Viscarra no pudo haber sido solamente el transcriptor de la obra del agustino Baltasar de Salas, puede ser más bien el resultado de la inquietud de un grupo de la sociedad paceña de finales del siglo XIX por indagar su propio pasado y del pasado indígena.

    Muchas de estas preguntas surgieron de manera sorpresiva al haber descubierto, en poder del sobrino y albacea del autor, Flavio Machicado Viscarra, un legajo de los cuadernos de notas, manuscritos y documentos originales que fueron parte de la obra original del agustino Baltasar de Salas, que aportan de manera extraordinaria a la comprensión de los últimos años de Viscarra, su relación con otros personajes de la época y la historia que probablemente se esconde detrás de la publicación de Copacabana de los Incas, documentos que son resguardados en el Centro de Información de la Fundación Flavio Machicado Viscarra (FFMV).

    Como hemos mencionado, el descubrimiento y posterior estudio de algunos manuscritos relacionados con la obra, hacen posible entender, desde una nueva perspectiva, el minucioso trabajo de recopilación de más de quinientas páginas de Jesús Viscarra. Es evidente que sin este conocimiento resulta fácil caer en la simple interpretación de que se trata de un libro "curioso", una obra de ficción o por último, en el peor de los casos, llegar a la conclusión de que el contenido de la obra es fraudulento y mal intencionado.

    Quienes consideramos interesante la lectura de la reedición de este libro, que de una manera u otra, fue olvidado con el tiempo, no podemos ver un momento más propicio que el presente. A la luz de nuestros descubrimientos pensamos que es posible considerar que Copacabana de los Incas representa el último intento del siglo XIX de crear un instrumento válido para la construcción de una nueva identidad de los pueblos indígenas de América. Las ideas de Viscarra, al reproducir el trabajo de Baltasar de Salas, no eran completamente extrañas y se asemejan de manera muy peculiar a la obra de otro autor controversial de nuestra historia, Emeterio Villamil de Rada. Está claro que estas ideas fueron difícilmente comprendidas en la época y terminaron por ser sentencia de delirio y locura para sus autores.

     

    SOBRE EL AUTOR Y LA OBRA

    Jesús Viscarra Fabre nació en Sorata en el año 1847 y murió en La Paz en el año 1904. Vivió aproximadamente 57 años, y murió en pleno desarrollo de su madurez. Sus padres fueron el doctor Matías Viscarra (un médico cirujano) y doña María de los Reyes Fabre (referida en los documentos como "Melchora").

    Jesús ingresó a la Orden de los Franciscanos a muy temprana edad, para ordenarse como novicio auxiliar en el año de 1869. En 1871, recibe la orden de menores y el 5 de septiembre de 1872, es nombrado presbítero del convento de Nuestra Señora de los Ángeles.

    Su condición de estudioso y místico lo llevó a desarrollar el trabajo de misionero. El día 3 abril de 1877, es nombrado "Misionero en la Santa Visita", grado que ocupa hasta 1879, viajando por las poblaciones de Sorata, Ilabaya, Camboya, Chuchulaya, Timusi, Tacoma y toda población de la provincia de Larecaja y Nor Yungas.

    Posterior a la muerte de Jesús Viscarra la obra Copacabana de Los Incas se vería envuelta en una serie de controversias y comentarios negativos que determinarían que sea olvidada hasta el día de hoy. Una buena parte de estos comentarios estaban dirigidos a descalificar su contenido debido a su "complejidad" y "desorden" (v.g. René Moreno 1983) (Vázquez Machicado 1988). Estos calificativos se atribuyen casi de manera exclusiva a la pluma de Viscarra a quién en múltiples ocasiones se lo acusa de haber hecho mal uso de los documentos de Baltasar de Salas (de María Sanjinéz 1919). La dramática desaparición de Viscarra hizo aún más fácil la tarea de hacer del libro una obra "enigmática". Como resultado, el libro se estigmatiza de tal manera que se convierte en un recurso de investigación oscuro e inaccesible. En los últimos años, el desdén de los académicos hacia la obra, ha determinado también que sea raíz de constantes especulaciones y supuestos poco documentados.

    Sin embargo este acto no invalida por completo el valor total de la obra como una fuente que puede reconocer páginas del coloniaje, la introducción de la doctrina y el papel de la misión evangélica bajo el filtro de un personaje de finales del siglo XIX.